Investidura de Pedro Sánchez

Loading...

Tradufctor

Sígueme

twitter facebook linkedin googleplus youtube pinterest

04 junio 2011

Primavera conflictiva


El batacazo en las elecciones municipales y autonómicas que ha sufrido el PSOE, y la victoria consiguiente del PP que le ha sacado más de dos millones de votos, lo que vaticina la próxima derrota del partido en el poder en las elecciones generales del próximo año; sumado a la crisis económica que no se acaba de resolver por los vaivenes, desaciertos, cambios de rumbo y demás desaguisados a los que nos tiene acostumbrado el Gobierno, convierten a esta primavera ya abocada al verano en una estación caliente política y socialmente que parece anunciar un verano aún más tórrido en cuanto a situaciones cada vez más problemáticas para la sociedad española que ha manifestado su deseo de cambio, aunque el PSOE hace oídos sordos y alarga su estancia en el poder, aupando a Rubalcaba como próximo candidato a la Presidencia del Gobierno, descartando a la ministra Carmen Chacón que ha tenido que desdecirse de su declarada intención de presentarse como candidata, ante dicho anuncio -más bien amenaza de Rubalcaba de “tirar la toalla”, si siguiera con dichos propósitos su compañera del Gobierno-, dejando el campo libre a quien es el que manda en el Gobierno desde su nombramiento como Vicepresidente Primero y verdadero líder de un PSOE cada vez más confuso, convulso y contrariado ante los resultados de las elecciones autonómicas que les ofrece un panorama sombrío para las generales, porque saben que la derrota será aún mayor y les arrebatará el poder al que se agarra desesperadamente, desoyendo lo que los ciudadanos le ha dicho en las urnas y que no es otra cosa que la repetición de la famosa frase de Aznar en el congreso, cambiando el nombre del receptor de la misma:”¡Váyase, Sr. Zapatero!”



A todo lo anterior, hay que sumarle la crisis de las hortalizas, especialmente del pepino español, por el anuncio de Alemania de ser el causante de la epidemia producida por una mutación de la bacteria E. coli, que ha producido más de diecisiete muertos en dicho país, y se extiende por toda Europa con un número provisional de afectados de más de mil quinientos, incluso ha llegado a España en la que se han contabilizado dos casos de dicha infección bacteriana, una de ellas la de un español que visitó Alemania recientemente. El desmentido posterior de la culpabilidad de las hortalizas españolas en la transmisión de dicha enfermedad, no resuelve las millonarias pérdidas sufridas por los agricultores españoles que reclaman ser indemnizados por una afirmación que después se ha confirmado ser falsa y que ha causado un desastre económico del que le costará recuperarse a los muchos afectados. Sin embargo, en el día de hoy Angela Merkell ha confirmado que Alemania está dispuesta a indemnizar los daños sufridos por los agricultores españoles, para lo que tomará las decisiones oportunas.



Otro punto de escándalo para la sociedad española es la aparición de Biltu, la nueva marca de  Batasuna ETA, segunda fuerza en los ayuntamientos del País Vasco a partir de las elecciones municipales y autonómicas, en una pirueta legal que llena de vergüenza e indignación a los ciudadanos, al ver como el Tribunal Constitucional,  por un voto de diferencia, ha dado la razón a los los extremistas vascos, permitiéndoles en una evidente jugada política, llegar a presentarse en las listas electorales como si de demócratas se tratara, ejerciendo su tiranía no sólo por la fuerza de las armas, lo que es función de ETA, sino también por la de los votos de quienes piensan que son una fuerza política más, desprovista de toda relación con la banda terrorista, no se sabe si por ingenuidad o por simple ignorancia, o por ambas a la vez.



Por si todo esto fuera poco, la ruptura de negociaciones entre la CEOE y los Sindicatos, por no poder llegar a un acuerdo, sume aún más el clima laboral español en un atolladero que puede tener consecuencias aún más funestas que la que padecemos ahora, con más de cinco millones de parados. Sin embargo, Rubalcaba afirma que falta sólo “un cuarto de hora” para que el Gobierno apruebe la nueva Ley de Convenios Colectivos que dará una mayor flexibilidad interna a las empresas.
Por otra parte, Rajoy defiende a la Patronal de las acusaciones vertidas contra dicha asociación por parte de Zapatero y de miembros del PSOE, achacándole la culpa del fracaso de dichas negociaciones entre empresarios y sindicatos, y reprochado a Zapatero haberse desentendido del problema laboral, aunque el Presidente sí ha lanzado acusaciones contra la Patronal y la propia oposición, lo que ha calificado de injusto Rajoy. Además, ha recordado el líder del PP que “es necesaria una reforma laboral importante. Los gobiernos están para algo” y ha señalado también que  "Es evidente que el mercado de trabajo no funciona. Es el único país del mundo que ha destrozado el 14% del empleo privado"
Rajoy se ha mostrado partidario de que la nueva normativa  facilite la flexibilidad interna en las empresas, que haya costes salariales adecuados, y también apoya las medidas para mejorar la formación de los trabajadores, además de fomentar la colaboración privada eficiente con los servicios públicos de empleo y un mayor control  del gran problema del mundo laboral como es el del absentismo de los trabajadores.
Igualmente, Rajoy ha hablado de sus conversaciones con la canciller alemana, Angela Merkel, y el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, incidiendo en la importancia de ambos por el alto índice paro juvenil en España que alcanza el astronómico porcentaje del 45%, la mayor de Europa.
Todas estas cuestiones las ha planteado el líder del PP ante el auditorio de la XXVII reunión anual del Círculo de Economía en Sitges.
Con toda estos conflictos o frentes abiertos, es lógico pensar que si la primavera que está a punto de terminar para darle paso al verano ha sido y está siendo conflictiva, esta tensión política y social se trasladará al verano que los recrudecerá, a pesar de ser la estación de las vacaciones y los viajes, porque este año la economía va a dejar a muchos españoles sin vacaciones, sin trabajo y sin casa por no poder pagar la hipoteca.
La sensación de alivio de muchos al ganar el PP en las últimas elecciones va a tener un largo punto de espera para conseguir sus frutos, si el Gobierno actual sigue en sus treces de no convocar elecciones anticipadas, aferrándose a un poder que se le escapa de las manos por la propia voluntad de los electores que están hartos de oir mentiras, medias verdades y promesas sin fin que no se ajustan a la realidad de los hechos, pero sí han tenido que soportar las consecuencias de tanto desatino y tanto disparate.