Tradufctor

DESCUBRIENDO LA VERDAD


 

Ana Alejandre

 

Desde antes de llegar a formar Gobierno Pedro Sánchez y su acólito, Pablo Iglesias, habían manifestado su deseo de acabar con la Monarquía en España, en un acto de soberbia, prepotencia y falta de respeto a la gran mayoría de los españoles que no comparten esas ideas revolucionarias y republicanas y, menos aún, que provengan de quienes forman parte del Gobierno de España, en un acto insólito y vergonzoso que no se conoce en otros país de Europa por la identidad de los “revolucionarios” que quieren hacerlo desde el poder y no contra él, en un contrasentido lógico que escandaliza a cualquier ciudadano sensato, ya que la Monarquía no es un problema a resolver para los españoles, que sí están preocupados por el horizonte de ruina económica que tenemos delante, acosados por la pandemia del coronavirus que ha echado al traste el  presente y el futuro inmediato de muchos españoles y pone en peligro, más o menos cercano, al de otros muchos que ya no se sienten seguros en el presente con las negras perspectivas que se vislumbran en el horizonte.

Y para conseguir esta conversión de España de una Monarquía Parlamentaria a una república y dictadura bolivariana, lo intentan, quienes forman el Gobierno. y para no asustar a los ciudadanos proponen una reforma constitucional a la medida de sus intereses y propósitos que son siempre con vistas a instaurar la República,. Esta propuesta de reforma constitucional la justifica Sánchez "para revisar los aforamientos de los cargos públicos para que estén circunscritos a su actividad parlamentaria y no a otra". Por tanto, subraya El Presidente del Gobierno  en una reciente entrevista, "creo que si eso lo defiendo para cualquier cargo público, lógicamente también para el jefe del Estado". El aforamiento permite a diputados y senadores ser juzgados por el Tribunal Supremo en cualquier proceso contra ellos, independientemente del delito cometido.

Todo ello, para intentar llevar ante el Tribunal Supremo al Rey Emérito, Juan Carlos I, acabando así con la inviolabilidad del Monarca, para que dé cuentas de los 65 millones de euros que el Rey Emérito recibió del monarca saudí  por llevar el AVE a la Meca, en concepto de supuesto comisión que no declaró a Hacienda, cuestión esta que  se está investigando en los tribunales, según aseguran fuentes de su entorno que admiten también el  error de ocultar esta cantidad a la Agencia Tributaria. Todo este asunto salió a la luz tras conocerse que don Juan Carlos no ha pagado impuestos por el dinero que tenía en un banco suizo y que firmó  de su puño y letra el acta de creación de la sociedad opaca en la que se ingresó  el dinero pagado por el monarca saudí. Sánchez ha asegurado que dichas informaciones son "Inquietantes" y "perturbadoras"

El Gobierno, con gran cinismo, y convirtiéndose en Juez y parte sin que haya una Sentencia que confirme la culpabilidad del Rey Juan Carlos I, pues toda acusación hay que probarla ante los Tribunales, afirma que esta pretendida reforma constitucional la quiere llevar a cabo para frenar el deterioro de la Corona y, para ello, diferencia el perfil del Rey Felipe VI del de su padre, sentenciando así como culpable al Rey Emérito sin que ningún Tribunal se haya pronunciado al respecto.

 El derecho a la presunción de inocencia, derecho reconocido constitucionalmente, se lo salta el Presidente del Gobierno, exceptuando cuando se refiere a los hechos protagonizados por  él mismo, los miembros de su ¿gobierno? o afines al PSOE, sobre cuestiones probadas públicamente con documentación y pruebas fehacientes, como es el caso del vergonzoso plagio de la ,tesis doctoral del Presidente del Gobierno que no solo no dimitió por vergüenza y dignidad  al verse descubierto, sino que, con el cinismo acostumbrado en él, negó tal acusación, a pesar de las innumerables pruebas. Aunque sí hizo dimitir a una de sus Ministras, acusada del mismo acto de plagio. Como siempre en Sánchez la Ley se debe aplicar a los demás, pero nunca a sí mismo

El presidente calificó, hace pocos días, las últimas informaciones sobre Juan Carlos I de "inquietantes" y aseguró que "nos perturban a todos". Y a continuación agradeció que la Casa Real esté "marcando distancias", refiriéndose a que Felipe VI renunció a la herencia de su padre y le retiró la asignación para sus gastos recogida en los presupuestos. Ahora comienza a discutirse sobre la caducidad de la inviolabilidad constitucional, en un intento manipulador y cínico ”para proteger a la Monarquía”, todo esto a instancia de un republicano convencido que quiere llegar, paso a paso, y sin despertar alarma en el pueblo, hasta abrir una brecha cada vez más grande  con la  que poder ir acabando don todos las defensas de la institución monárquica que es el pilar de la continuidad y la unión de los pueblos de España, y con todo lo que signifique tradición y respeto a la Historia de España. -a la que quieren convertir el Gobierno de Sánchez y sus aliados de la extrema izquierda, entre los que se cuentan los proetarras, los separatistas, los nacionalistas y toda esa caterva de gente de tanto fuste xenófobo, chequista y terrorista-, en una república bolivariana y una dictadura totalitaria, es decir, en todo lo contrario a una democracia.

No nos engañemos, lo que quieren no es proteger a la Monarquía, atacándola con esta propuesta, sino una fórmula legal para ir socavando, poco a poco, las defensas constitucionales, legales y políticas de la institución monárquica para acabar con ella, convenciendo así de forma paulatina a los españoles de que es un bien para el país hacerlo, porque es una institución obsoleta y desprestigiada (por el propio Gobierno de España, caso insólito)..

Es decir, hacer una revolución no con las armas y la violencia, sino desde los despachos oficiales, cambiando las leyes para adecuarlas a sus oscuros propósitos. De esa forma pretenden no encontrar ningún reparo u obstáculo en el pueblo para llevar a cabo sus fines, esperando que se pueda “tragar” toda la ofensiva contra la figura del Rey Emérito, y por ende, y cuando le llegue su turno, del Rey Felipe VI, lo que sería el final de la Monarquía,

Habría que preguntar al “inquieto” y “perturbado“ Sánchez, si no siente la misma inquietud y perturbación por las informaciones publicadas, entre otros medios, en Periodista Digita, el 6 de julio del presente año, en la sección “Política/Gobierno”, titulado Los nexos turbios e ilegales entre el Gobierno de Sánchez y el régimen de Nicolás Maduro”, y otra anterior, también publicada en dicho periódico e igual sección, el 27 de junio pasado, titulada  Caos en Moncloa: Sánchez teme que el Fiscal General de Estados Unidos ordene detener a Zapatero e Iglesias”, de las que se acompaña vínculos a dichos artículos.

Dichas dos investigaciones están relacionadas entre sí, Estas noticias sí que deberían inquietar a Pedro Sánchez, ya que es muy grave que se estén investigando las conexiones de altos miembros del Gobierno que él preside, por sus evidentes relaciones con el régimen de Maduro y el blanqueo de capitales en España supuestamente procedentes del narcotráfico; acusaciones gravísimas que puede dar lugar a la orden del Fiscal General de Estados Unidos a la detención de personajes como José Luís Rodríguez Zapatero, y Pablo Iglesias, Vicepresidente del Gobierno (para vergüenza de todos los españoles).

La detención de ambos personajes, podrían tardar solo unas semanas, porque el dosier que tienen, tanto el FBI como la DEA (Agencia Estatal Antidroga de los Estados Unidos) es impresionante contra estos dos políticos de tristes figuras. Uno ya apartado de la política activa y que dejó a España en la ruina, negando la realidad de la misma; y, el otro, todavía en la política activa que ha demostrado la posible transformación de un vallecano que se ufanaba de vivir en ese barrio (lo cual le honraba), a vivir en un chalet de alto standing, haciendo así verdad que el progresismo que él siempre proclamaba del Gobierno PSOE/Podemos, era verdad en cuanto a sus miembros. porque son los únicos que han progresado. Ahora, Iglesias representa la patética imagen, cutre y hortera , de nuevo rico, ufano de su cambio de estatus y posesiones, Al igual que su patrimonio ha aumentado, su carácter dictador e intolerante  también lo ha hecho,  así como se han acentuado sus descalificaciones contra los periodistas críticos y contra  todo aquello que no entre en sus fanáticas ideas marxistas a las que contradice con su nueva vida, en esa incoherencias tan típicas de las izquierdas.

Es por ello que el deseo de quitarle la inviolabilidad al Rey Emérito por su supuesto fraude a Hacienda, es un intento  de echar una cortina de humo y de distraer la atención de los españoles para que no presten atención al verdadero escándalo que sería la posible detención de Rodríguez Zapatero y Pablo Iglesias,  cuyo hecho sería el detonante que hundiría al PSOE, y demostraría a los incautos que les votan, la clase de políticos que están desgobernando España en estos momentos y que reciben el repudio de muchos españoles por sus turbios manejos, comprando votos a base del dinero que España no tiene, hipotecando el futuro de los españoles con su dispendio, su falsa generosidad interesada y sus extrañas y peligrosas relaciones con regímenes como el de Maduro y sus posibles conexiones con el narcotráfico.

Eso sí que preocupa a los españoles, Al igual que vencer al coronavirus y a la crisis económica que esta trae consigo. Y esto no preocupa demasiado al Ejecutivo que primero sacó a Franco de la tumba y, ahora, quiere sacar al Rey Emérito de La Zarzuela, e ir desmontando a las instituciones, una a una, en una guerra silenciosa e incruenta para que los ciudadanos no nos demos cuenta,

Y, mientras, muchos españoles siguen pensando que tenemos un Gobierno “progresista” que recibe maletines, desde Venezuela, para custodiarlos en el Banco de España, aunque no serán tan ingenuos como para esperar que repartan el contenido con los más necesitados…

Esperemos que se descubra la verdad sobre el dinero no declarado del Rey Emérito, y sobre todo se averigüe la verdad de cuáles son las verdaderas relaciones del Gobierno español con el régimen venezolano y el narcotráfico. Y que paguen los culpables, sean quienes fueran. Aunque si detuvieran a Zapatero e Iglesias, les juzgaría un Tribunal americano, mucho más implacable, intransigente y con leyes más duras que las que tenemos en España. Al igual que sus prisiones, A mayores delitos, mayores penas.


Entradas populares de este blog

ESPAÑA DIVIDIDA

I.ESPAÑA “PROGRESISTA” Y SU FRACASO

ESPAÑA ANTE EL PRECIPICIO