Investidura de Pedro Sánchez

Loading...

Tradufctor

Sígueme

twitter facebook linkedin googleplus youtube pinterest

19 noviembre 2007

¿Por qué no te callas?




La ya famosa frase dicha por el Rey en la Cumbre Iberoamericana y dirigida a Hugo Chávez, el Presidente venezolano, ante los despropósitos, disparates y descalificaciones de éste último dirigidos hacia la figura de Aznar, ante la indiferencia de Moratinos, Ministro de Asuntos Exteriores y la poco firme defensa de Zapatera hacia su ex coiega que no conseguía acallar los improperios que dirigía el mandatario venezolano hacia el ex Presidente del Gobierno español, ya se ha convertido en un referente obligado en cualquier programa de televisión, tertulia de radio, además de ser aprovechada por los avispados empresarios para sacar beneficio de esa pregunta dicha con la indignación y acierto adecuados al caso, y que ahora se ve reflejada en tonos para móviles y convertido en un eslogan para todo tipo de productos que dejan pingües beneficios a los empresarios que han sabido encontrar en dicha frase un filón económico que el pueblo español repite como una pregunta-broma que se ha añadido al lenguaje común y que sirve para aumentar la popularidad del Monarca en unos momentos que su figura ha estado siendo víctima de todo tipo de ataques, injurias y vejaciones que van desde la quema de sus fotografías por una “minoría exaltada” como la ha definido el Gobierno de Zapatero, restándole la importancia debida a unos actos de vandalismo contra la Corona que no sería aceptable en ningún país democrático, en los que tales tipos de acciones obtienen el correspondiente castigo penal y no son tomadas como mera expresión de un “grupo de jóvenes independentistas y republicanos” y no con la gravedad que tales hechos revisten.


Ahora por el supuesto ”agravio” que ha dirigido el Monarca español al presidente venezolano, se exige por parte de éste, en un alarde de cinismo al que tiene acostumbrado a su pueblo y a la comunidad internacional, a que el Rey español le presente sus disculpas por haber "humillado", según afirma el dignatario venezolano, a la dignidad de los pueblos iberoamericanos que ha sido mancillada por una pregunta apropiada y bastante comedida ante la sarta de insultos que Chávez le dedicaba a José María Aznar, que como ex Presidente de Gobierno español, no sólo merece todas las consideraciones debidas a un alto dignatario democráticamente elegido por una nación, sino que, a pesar de las tibias quejas de Zapatero para que acallara la salva de insultos que dirigía a Aznar, el Presidente venezolana seguía dirigiendo de forma más enconada aún hacia aquél, ante el estupor e indignación del Monarca español que, no pudiendo soportar más la falta de respeto demostrada por Chávez ante todos los participantes en la Cumbre, se vio obligado a decirle la famosa frase de ¿por qué no te callas?, en una demostración de dignidad real y de contención, a pesar de su evidente enfado e indignación ante la falta de respeto hacia la figura de Aznar y de todo un pueblo español que eligió a éste en las urnas- y que motivó su salda de la sala cuando a Chávez se unió también el nicaragüense Ortega que apoyaba en sus improperios y ofensas a Aznar y su Gobierno.


Ahora, como “castigo” por parte del Gobierno de Zapatero ante los graves hechos protagonizados por sus buenos amigos, el Gobierno español ha condonado, además de a otros países de África, a los tres iberoamericanos como son Bolivia, Honduras y Nicaragua.


El foro multilateral denominado el Club de París, en el que se coordinan los diversos puntos de vista y las decisiones sobre los créditos concedidos a países en vía de desarrollo, acordó un baremo de condonación para así ayudar a las economías de los países endeudados y cooperar en su desarrollo. Uno de los medios más importantes para encauzar ese apoyo es a través de la conversión de deudas en inversión pública, es decir, el dinero que tendría que emplearse para pagar la deuda externa por efecto de la condonación se deberá dedicar en proyectos internos de desarrollo.


Aunque hay voces críticas sobre las ayudas a países africanos en los que España no tiene ninguna influencia, a no ser Guinea Ecuatorial, y centrando este comentario a lo referente a las relaciones con Iberoamérica, zona que es siempre de prioridad alta en la política exterior española por la evidente influencia que España tiene ante los países de ese continente, se puede afirmar que la previsión que España destina este año 2007 a los países iberoamericanos es de 3.000 millones de euros, sin contar con los 1.000 millones que destina para la prospección de agua en dicha zona y que prometió Zapatero en la Cumbre Iberoamericana. Esta cantidad será cubierta en un 85% por el Gobierno central y el resto por las autonomías.


Teniendo en cuenta que en el centro y sur del continente de referencia impera un conocido y autoproclamado por los diferentes Gobiernos “socialismo del siglo XXI” y que está formado por los Presidentes de Nicaragua: Daniel Ortega; Bolivia: Evo Morales; Venezuela: Hugo Chávez; Ecuador: Rafael Correa y los hermanos Castro en Cuba, y que parece dicho socialismo estar dedicado satisfacer más a los intereses de unos pocos que a los de la mayoría silenciosa y silenciada por el miedo a la represión. Y no hay mejor ejemplo para ilustrar esta afirmación que el caso de Hugo Chávez que, a pesar de la inmensa cantidad de dólares que le proporciona el petróleo, ha sido incapaz de aumentar la renta per cápita de sus ciudadanos y el nivel de vida de éstos. Sin embargo, el mismo que acusaba a José María Aznar de “fascista”, es el que ha privado a su pueblo de derechos inalienables en cualquier país democrático como es el de expresión y el de información, dando así muestra de su talante antidemocrático. Al igual que sucede en Cuba desde hace muchos años y que, a pesar de ello, el Gobierno presidido por Zapatero y que presume de demócrata , firmara en abril pasado con el país cubano acuerdos de cooperación y diálogo entre ambos. Es decir, se apoya a un régimen antidemocrático y se presume de lo contrario en una falta de coherencia propia del socialismo hoy en el poder. Y por si esto fuera poco, Nicaragua, país presidido por el sandinista Ortega , ha recibido más de 200 millones de euros en ayuda a la cooperación, además de la condonación de deudas exigibles y dinero para programas dedicados a temas concretos Honduras también recibe similares ayudas, pero la cantidad de deuda condonada supera los 200 millones y Ecuador (que tiene más de un millón de sus ciudadanos residentes en suelo español), también recibe una cantidad significativa en su importancia y, además, le es condonada su deuda con España, al igual que sucede con Bolivia.


Todos estos Presidentes iberoamericanos apoyan a Chávez en el conflicto actual con España, pero recibiendo ayudas de un Gobierno español que se mostró reticente ante la famosa frase del Rey defendiendo la dignidad de su pueblo y del ex Presidente, insultado y vejado públicamente por estos dignatarios iberoamericanos que reciben dinero, condonaciones de deudas, apoyos y colaboración española y se permiten además ofender ante los ojos de todo el mundo al país que les paga, los apoya en su desarrollo y le dio la lengua, la religión y la cultura.


El Monarca español hizo bien en acallar con esa pregunta a Chávez, porque aunque algunos políticos españoles hayan perdido el sentido de la dignidad y del respeto a su propio pueblo, Don Juan Carlos supo expresar, con esa pregunta clave, indignada y dolida, la opinión de un pueblo que ve atónito como se insulta, se menoscaba y se deteriora la vida política nacional mientras sus dirigentes se dedican a firmar acuerdos, conceder préstamos y condonar deudas, no a supuestos amigos y aliados como nos quieren hacer creer, -y no me estoy refiriendo a los pueblos de cada uno de esos países que son víctimas igual de sus dirigentes-, sino a enemigos declarados de cualquier democracia, de cualquier país en los que el Estado de Derecho sea una realidad en la que la Ley prime sobre la voluntad y los intereses espúreos de unos cuantos mandatarios con ínfulas de mandarines feudales en su concepción de la política, de la aplicación de la ley y de la lealtad debida a sus pueblos.


Y estos son los amigos y aliados de España, mejor dicho, de Zapatero y su Gobierno, mientras que Chávez amenaza con revisar la situación y actuación de las empresas españolas en su paí9s a las que quiere hacerles rendir cuentas ante él mismo, aunque él no se las rinde ni a su propio pueblo, y mientras los empresarios españoles que han realizado fuertes inversiones en dicho país, además de crear miles de puestos de trabajo y ayudar al desarrollo de ese y otros países iberoamericanos, callan para no agravar el conflicto surgido por unas palabras indecentes de Chávez, muy oportunas, por cierto, para ahora atacar el Monarca español y al PP de ser los causantes de la inoperancia política del PSOE y así utilizar este nuevo desaguisado entre Zapatero y sus aliados, siempre ávidos de exprimir las arcas españolas, para decir que la culpa la tuvo Aznar, Don Juan Carlos y Rajoy que, aunque no estaba allí, no importa, porque lo que interesa es culpar al contrario para así no tener que cargar con las propias responsabilidades por haberse aliado con unos impresentables que después del apretón de manos y la firma de acuerdos de colaboración, cogen la pasta, esa misma que pagamos todos los españoles, votemos o no a Zapoatero y, como única señal de agradecimiento, se ciscan en la Madre Patria y en la de todos los españoles,



Ana Alejandre


© Copyrigth 2007. Todos los derechos reservados

06 junio 2007

El fin de la tregua y de la primavera



La primavera, siempre pródiga y generosa en sus ofrendas anuales, ha venido este año con la nota añadida de las elecciones autonómicas y municipales que son la antesala de las generales, además de tomar el pulso al talante e intención de los votantes que asistimos, perplejos, en ocasiones y, en otras, aturdidos, al espectáculo multicolor de unas ciudades engalanadas, en las que aflora no solo la vegetación exhuberante de todos estos meses en los que la Naturaleza viste sus mejores galas, sino también los reclamos publicitarios de todos los partidos que ansían el mayor número de votos para sus candidatos y, con ello, la mayor cuota de poder, a golpe de mítines, descalificaciones al contrario, eslóganes a cual más agresivo y pensado hasta en la última coma y un sin fin de armas que la actual mercadotecnia, utilizada en las elecciones políticas, pone al servicio de unas ideas, o más bien, de unos intereses de partidos, en las que todos son los mejores y a cuyos candidatos sólo les alta decir: “ el que encuentre algo mejor que lo vote”.

No es de extrañar en las democracias occidentales estos fuegos fatuos de candidaturas apoyadas por todo el arsenal publicitario que pagamos entre todos para que nos digan siempre las mismas cosas, es decir, escuchar siempre la misma letra pero con diferente música, según esté o no el patio formado por los ciudadanos-votantes, por lo que unas veces conviene utilizar más la música trepidante de las acusaciones y el continuo reproche, aireando los trapos sucios de los oponentes y, otras que son las menos, una música sosegada, casi al ritmo del vals, para potenciar más lo positivo de la campaña propia, pero sin descalificar demasiado al contrario, porque esta táctica no conviene al momento, a la situación política o la coyuntura económica nacional que es igual que decir: al nivel de cabreo de los futuros votantes.

En esta ocasión, la mayoría de votos, más de un cuarto de millón, ha sido para el PP, aunque la mayoría, aplastante en su rotundidad y contundencia, la ha obtenido dicho partido en Madrid y su provincia, lo que ha significado un triunfo euforizante para dicha formación política que advierte, en esos resultados favorecedores para sus candidatos, la promesa cierta del triunfo en las elecciones generales que están al caer, sobre todo después del anuncio del fin de la tregua de ETA, lo que confirma la tesis mantenida por aquel grupo político sobre el desacertado rumbo que el PSOE llevaba en el cacareado proceso de pacificación que se ha quedado en lo que en realidad era: una tregua-descanso para que el grupo terrorista consiguiera más medios económicos, armas y poder reorganizar sus comandos, ni más ni menos.

Como siempre, el partido en el poder se da cuenta tarde y mal de la verdad incuestionable que contenía las advertencias de la oposición y de una amplia mayoría de los ciudadanos que así se manifestaban en protesta por la política sin rumbo del Gobierno en cuestión de terrorismo, y de otros temas no menos importantes para España, evidencia que no parecía entender por su parte el Ejecutivo, en ningún momento, achacando al PP de ser catastrofista e intentar impedir las negociaciones con esa banda terrorista -caso insólito para cualquier democracia occidental que se precie-, que han dado los resultados que saltan a la vista y que desde el 30 de diciembre pasado, en el que la banda armada hizo estallar al terminal T-4 de Barajas, con el resultado de dos muertos, estaba demasiado claro para todos que las negociaciones no obtendrían ningún resultado, pero lo que sí entendían los terroristas cuando quisieron forzar y presionar la voluntad del Gobierno con ese atentado inesperado en una etapa de tregua, aunque afirmaban que dicha tregua no estaba rota por su parte, en una contradicción lógica que demuestra su verdadero talante.y la lógica que impone al respecto de sus propósitos que resultan obvios por la contundencia de los hechos.

En fin, la primavera está a punto de finalizar, el 21 de junio próximo, anunciando un verano caliente y no sólo en las temperaturas propias de la canícula, sino también en las políticas, porque los anuncios de ETA sólo muestran que la fiesta va a empezar de nuevo, pero no precisamente para el disfrute del personal, sino sólo para los que amparan, defienden y aplauden el uso del terror como única forma de dar rienda suelta a su paranoia y a su pretendido pacifismo del que, una vez más, dan muestras evidentes de su carencia, anunciando lo contrario de lo que afirman buscar: la pacificación de la vida política de Euskadi, olvidando que son los únicos que siembran el terror, la muerte y la desolación.

La tregua se ha roto, aunque hace mucho tiempo que a la mayoría de los españoles se noss rompió algo más: la confianza en unos políticos que han demostrado ser tan pacíficos y tolerantes como para preferir romper la concordia entre los españoles y el espíritu democrático, antes que romper unas negociaciones que sólo llevaban a España y, por ello, a los españoles, al oscuro túnel donde sólo y siempre moss aguarda el terror, en forma de anuncio como el que ha hecho la banda terrorista en las últimas horas; ya que la única negociación que entiende es la que tiene como telón de fondo el asesinato, la extorsión y el chantaje como única moneda de cambio, porque es la única que saben acuñar en su retórica separatista y desquiciada.

Mientras tanto, la primavera, ofrece su más hermoso manto de verdor, en una gozosa explosión de vida, a pesar de que hombres oscuros de siniestras intenciones hablan de treguas finalizadas, cartas de extorsión, amenazas y terror. La Naturaleza habla un lenguaje de esperanza y vida que hombres perversos intentan acallar con su oscuras mentes, en las que la vida no tiene cabida porque están llenas de sus terribles designios, enviando a pájaros negros con oscuros mensajes que revolotean sobre las cabezas de los ciudadanos pacíficos que saben que la primavera está llegando a su fin, aunque esté en el esplendor de su apoteósis, sabiendo que les espera, nos espera, un verano en el que el sol puede ser nublado por los negros nubarrones que, desde el Norte, empiezan a cernirse sobre campos y ciudades que sólo quieren vivir en paz, olvidados para siempre de todos aquellos que niegan la vida en sus ansias de supuestas libertades que ellos mismos siegan con el hacha, esa misma en la que la serpiente enroscada cambia su vieja camisa de talante pacificador y enseña los colmillos de los que destila el veneno, ponzoña mortal e intrínseca de su propia naturaleza de reptil venenoso.

Y a todo esto, el Presidente dice ahora que combatirá con identica firmeza que antes aplicó al proceso de pacificación a las amenazas de la banda terrorista.


¡Estamos apañados...!


Ana Alejandre




29 enero 2007

Termina la tregua y sigue la pesadilla


El punto y final de la "tregua-mentira" –porque ETA seguía rearmándose, mandando cartas de extorsión, amenazando a jueces, robando centenares de pistolas en Francia, animando la kale borroka como sustituto alternativo al compás de espera de su propia actuación durante la mal llamada tregua- lo puso la banda terrorista con la explosión de centenares de kilos de explosivos, aún por delimitar la cantidad exacta, en la T-4 del aeropuerto de Barajas que costó la vida a dos ciudadanos ecuatorianos que tuvieron la mala suerte de estar en el lugar elegido por los etarras para el sonado fin de fiesta de la tregua que puso en evidencia, por no decir en ridículo, al Presidente del gobierno que el día anterior había manifestado públicamente que en cuanto al "proceso pacificador" –en el que no creen ni los propios terroristas que son los que dicen siempre la verdad de todo ese esperpento- "estábamos mejor que el año anterior y en 2007 estaremos mejor que en 2006". Esas palabras fueron acalladas contundentemente por el atentado de Barajas, menos de 24 horas después, como respuesta de los etarras ante el optimismo iluso de quien debía estar mejor informado de la marcha de un proceso auspiciado, iniciado y cacareado por el propio ZP que demostró, una vez más, que no sabe de lo que habla y de ahí sus continuos "donde dije digo, digo Diego", lo que volvió a poner en práctica cuando afirmó horas después de cometido el atentado y ante el clamor popular que "tendría consecuencias", aunque no dijo nunca de forma expresa que el proceso negociador quedaba roto, lo que sí afirmó Rubalcaba, quizás ante la presión mediática producida por la indefinición continuada sobre dicho asunto por parte del propio Presidente del Gobierno.


Curiosamente, en diversas alocuciones públicas en días posteriores al atentado, ZP se refirió a éste como "accidente", ante el estupor de unos y la indignación de otros, lo que es un dato curioso que ofrece aún más sombras sobre "el proceso de paz"que, roto sin ningún tipo de dudas por el salvaje atentado, sin embargo aún aleteaba en la mente de Zapatero su seguimiento solapado y desde luego no ante los fotógrafos, como afirmó días más tarde Ibarretxe, es decir bajo cuerda y sin dar mayores explicaciones, lo que es una forma evidente de demostrar lo que el PSOE entiende por actitudes democráticas y de respeto al Estado de Derecho en el que convivimos, a pesar de los intentos de los terroristas, nacionalistas y demás aliados para que se convierta en un Estado bananero donde prime más la opinión de separatistas y nacionalistas a ultranza que la de los ciudadanos que votaron, siguiendo las reglas del juego democrático, a quienes parecen estar deseando cargarse todas las reglas y sacarse un as de la manga cuando le convenga y sin dar mayores explicaciones.


Por supuesto, añadieron entre otros disparates que no iba a entablar ningún tipo de diálogo el Gobierno con el partido en la oposición, por no considerar al PP un interlocutor válido para hablar sobre el proceso pacificador y el fin de la violencia, por su continuo obstruccionismo, en una alarde de cinismo al que nos tiene acostumbrado el PSOE. Es sarcástico que, sin embargo, al interlocutor que le parece válido y adecuado para dichas negociaciones sobre el fin del terrorismo es a la propia ETA, olvidando que el PP encarna los votos de muchos millones de ciudadanos y que tienen el derecho a dialogar con el Gobierno sobre lo que está haciendo con un país, España, que no es patrimonio particular del PSOE ni de sus socios y al que está dispuesto a "pacificar" hablando, precisamente, con el que pone los coches-bombas o el tiro en la nunca y no con un partido democrático que está siendo el único que mantiene el sentido común, la decencia y el juicio en todo esta pesadilla en la que se ha convertido el Gobierno actual ante el estupor de la ciudadanía, votante o no del PSOE, que no sabe ya qué pensar, ni a quién creer, oyendo al Presidente hablar de "consecuencias" a raiz del atentado, en referencia a la ruptura de las negociaciones y,a continuación, oyendo a Otegui decir con su sonrisa de lobo que se relame de gusto que las negociaciones seguirán pese a todo cuando esté el ambiente más tranquilo, es decir, cuando"las aguas vuelvan a su cauce" y en la clandestinidad se sigan manteniendo las mismas conversaciones a las que se niegan públicamente, en una dualidad vergonzosa que le quita credibilidad al Gobierno y esperanza a los ciudadanos de conseguir no sólo pacificar a ETA -que como toda banda terrorista persigue unos fines claros, determinados e irrenunciables para la organización y que sólo se "apaciguará! cuando los haya conseguido a través de la extorsión y el chantaje terrorista-, sino de creer y entender al Gobierno del PSOE y sus estratagemas para confundir a tirios y troyanos, mientras afirma una cosa y hace la contraria, dejando al ciudadano de a pie con la sensación de que le están tomando el pelo unos y otros, pero a quienes menos se lo perdona es a quien representa al Gobierno y es, por ello, quien debería velar para que la ley sea el único norte y referente para cualquier proceso político, llámesele como se le llame, pero respetando las reglas del juego democrático y siempre "con luz y taquígrafos" que es el requisito sine qua non de toda democracia que se precie y sea digna de llamarse así.


El único soplo de aire fresco entre tanto hedor a trapisondas y chanchullos es el que ha ofrecido la Audiencia Nacional al negar, por ocho votos contra cuatro, la excarcelación a de Juana Chaos, que permanece en huelga de hambre, voluntaria y renunciable como todas, para conseguir que le mandasen a casa a pesar de los veinticinco asesinatos que tiene en su haber –no en su conciencia que ésa no se le supone- y que seguirá en la cárcel, bajo vigilancia médica como es normal en estos casos, para cumplir la prisión preventiva hasta que se dicte la sentencia correspondiente. Sería ya algo inadmisible para los ciudadanos aceptar que un asesino semejante recibiera la excarcelación por el chantaje de la supuesta huelga de hambre que, en caso de haber conseguido su propósito, hubiera creado un precedente no sólo para los presos de ETA, sino para cualquier delincuente común que viera que esa posibilidad se le abriría con el solo hecho de iniciar y mantener un huelga similar como forma de evitar la prisión y el cumplimiento de su condena. Los jueces han hecho justicia que es la labor y el fin que tienen encomendados, sin atenerse a "intereses políticos", ni a presiones ajenas a su propia labor de administrar justicia.
Se suma otra acción judicial contra el terrorismo, disfrazado de cualquier otra denominación eufemística como es la kale borroka, "al solicitar a la Ertzaintza que remita las diligencias incoadas a raíz del ataque perpetrado el sábado contra la tumba del parlamentario popular Gregorio Ordóñez, al imputar a ocho menores y tres adultos unos hechos que el tribunal considera terrorismo.


El departamento vasco de Interior informó en un comunicado de que tras identificar a ocho menores como presuntos causantes de los daños causados a los ornamentos de la tumba de Ordóñez, este domingo han sido identificados otros tres adultos por su supuesta participación en los hechos.


El ataque tuvo lugar hacia las 16.20 horas del sábado, cuando una patrulla de la Ertzaintza que acudía al barrio donostiarra de Egia, donde unos violentos habían cruzado en la calzada varios contenedores de basura, observó la sospechosa presencia de unos jóvenes en las inmediaciones del cementerio. Al parecer, un grupo de adolescentes vigilaba la entrada del camposanto por si aparecía la policía, mientras otros menores pisoteaban las flores que la víspera habían sido colocadas sobre el panteón de Ordóñez en un homenaje al que asistió, entre otros, el ex presidente del Gobierno José María Aznar.


La intervención de la policía impidió que los daños fueran mayores y permitió a los agentes dar alcance a ocho menores que fueron identificados en comisaría y puestos seguidamente bajo la custodia de sus padres por orden de la Fiscalía de Menores, a la espera de que sean citados por el juez.".


Esta información facilitada por El Mundo, con fecha de hoy, pone de manifiesto que el terrorismo es el mismo en sus muchas facetas o rostros, porque en este caso va dirigido contra la tumba de un asesinado por ETA, al que no dejan descansar en paz ni siquiera después de muerto, lo que califica no sólo a los hechos sino a los malnacidos que los llevan a cabo para el que no caben más palabras que no vayan acompañadas de las correspondientes actuaciones policiales y judiciales contra esa manada de lobos rabiosos que han convertido a la propia Euskadi y a la vida nacional en un infierno que intentan "pacificar" a costa de chantajes, amenazas, atentados y asesinatos.


A todo lo anterior la ciudadanía sigue preguntándose, sin obtener respuesta porque ZP sólo hace crear dudas, enigmas y misterios irresolubles, si las negociaciones siguen o no, aunque todo hace sospechar que siguen viento en popa a toda vela y sin hacer ruido alguno; y, sobre todo, quiere saber qué ofreció el PSOE en esos "compromisos adquiridos" que la ETA le recuerda continuamente ante la negativa constante del Gobierno y la vergüenza de todos los españoles ante las evidentes contradicciones de quienes deberían ofrecer claridad y transparencia a los ciudadanos, quienes nos fiamos más de lo que dicen los terroristas, por la propia dinámica de los hechos que siempre le dan la razón a la banda, que de lo que dicen Zapatero y sus ministros que, a fuerza de fabular, están empezando a creerse sus propias mentiras y a intentar que nos la creamos los ciudadanos que ya no nos fiamos ni de unos ni de los otros, porque los primeros con los votos quieren hacer encaje de bolillos y meter a España en el dibujo pergeñado por sus socios, aliados o compadres; y los otros porque son los que siempre, por un motivo u otro, terminan dándonos razones explosivas, sangrientas y mortales para no poder olvidar que estamos ante unos terroristas, es decir, asesinos, y que con interlocutores así nos vamos todos a la mierda, pero da igual que sea con acuerdos y sin ellos, porque quienes están delante como" interlocutores válidos" y "hombres de paz" –así calificó Zapatero a Oteguí demostrando el extraño, sarcástico y hasta infame sentido que tiene para él dicha palabra- siempre son los que marcan las cartas y el ritmo del juego, amenizándolo con el sonido de las pistolas y de los coches-bombas porque tienen muy mal perder, a pesar de que son siempre los interlocutores en las negociaciones de marra los que terminan perdiendo la vergüenza, ka dignidad y la decencia, además de haber perdido ya casi mil vidas y otras doscientas que no entran en las listas oficiales de muertos por ETA.


Lo único que no debería perder el Gobierno, éste y los siguientes, es la memoria para no olvidar nunca con quién se está jugando los cuartos. Es como para no olvidarlo y a los muertos tampoco.


Ana Alejandre


© Copyrigth 2006. Todos los derechos reservados

23 enero 2007

Próxima actualización: 24/01/07

Otras actualizaciones: A vuelapluma (22/01/07)