Investidura de Pedro Sánchez

Loading...

Tradufctor

Sígueme

twitter facebook linkedin googleplus youtube pinterest

01 julio 2006

LAS NEGOCIACIONES DE LA VERGÜENZA

El próximo viernes, 15 de septiembre de 2006, será actualizado este blog.


La noticia del día de ayer, 30 de junio de 2006, para vergüenza de este país llamado España y sus ciudadanos, ha sido el anuncio del inicio de las “negociaciones” entre el Gobierno y la banda terrorista ETA, es decir, ayer se anunció públicamente la bajada de pantalones de un Gobierno democrático ante las presiones, chantajes y extorsiones de una banda de asesinos y de sus cómplices, entre los que se cuentan una formación política ilegalizada y el conjunto de nacionalistas y separatistas vascos que consideran que han conseguido sus objetivos seccesionistas con el consenso de un Gobierno que ha traicionado al colectivo de los ciudadanos españoles, votantes o no del PSOE, y a los que pone en el mismo nivel que a una pandilla de asesinos y sus cómplices, ya que los considera a éstos últimos interlocutores válidos para “negociar” no se sabe bien sobre qué (aunque los etarras si lo saben y lo han dicho muchas veces de forma tajante y sin ambages) aunque el Presidente de Gobierno de un país y una nación en los que no cree ni a los que siente como suyos, afirma que “el Estado español no va a realizar ninguna clase de concesiones políticas”

Ante semejante despropósito y cinismo sólo cabe preguntarle a “ZP, el Pacificador” si es que toma por idiotas a todos los españoles o, menos aún, piensa que lo son los propios etarras y sus compinches, ya que si no hay posibilidad alguna de concesiones políticas, según su propia afirmación, debería explicar de qué naturaleza es su propósito manifestado ayer al decir que: “el Gobierno aceptará la decisión del pueblo vasco sobre su futuro” en un previsto referéndum, que es como decir: “si deciden la separación total del Estado español, pues que se separen ¡y todos contentos!”, lo cuál no sólo es una decisión política de extrema gravedad, sino que no está refrendada por la inmensa mayoría de los españoles. Además, no hay que olvidar que Otegui le ha recordado hoy, según noticias publicadas en la prensa, que Zapatero debe ir más lejos en sus manifestaciones en cuanto a lo que el pueblo vasco decida que es como decir que la seccesión del territorio vasco debe ser ya prácticamente reconocida.

Por si fuera poco todo este esperpento en el que se ha convertido la actualidad política nacional, no hay que olvidar en toda esta cesión gubernamental al chantaje del terror desde antes del anuncio de la tregua, la que disfraza de proceso pacificador a esta vergonzosa claudicación del Estado ante un grupo de asesinos que han demostrado siempre y lo siguen haciendo, incluso en estos días en los que se habla de “paz y negociación”, del hecho continuado del uso de la violencia y la extorsión de quienes afirman con total cinismo que tienen un talante democrático y actúan “con buenas maneras y voluntad pacificadora”, de lo que puede servir de ejemplo las cartas de extorsión, los atentados contra bienes de ciudadanos vascos (sin víctimas, eso sí, pero con innumerables “daños colaterales”, entre los que se cuentan las pérdidas económicas, el terror, y el sufrimiento de las víctimas de esos salvajes) además de la actitud “respetuosa” de los etarras como el ejemplo de los asesinos de M. Blanco en la Audiencia Nacional dándoles patadas a la jaula de cristal, por no poder pegárselas a los representantes de la Justicia y a los familiares de las víctimas, en una demostración de “sincero arrepentimiento” y “talante pacificador” que sirve de señal para comprender la dialéctica pacificadora de esos bárbaros del hacha que, si pudieran, harían astillas de España y de todos sus habitantes no abertzales, sean o no del PSOE.

Pues bien, las otras menudencias a que hacía alusión antes y que según ZP no suponen ningún precio político (debe de ser porque piensa que los que pagan siempre no son los políticos, sino los ciudadanos desamparados con Gobiernos como el suyo) son las siguientes: la excarcelación de los presos etarras con muchos cientos de años de condenas e innumerables asesinatos cometidos a sus espaldas, la anexión de Navarra, la legalización de HB, (partido que, paradójicamente, es ilegal para presentarse a las elecciones y estar presente en el Parlamento; pero no para dialogar con el Gobierno, mano a mano de la panda de asesinos que es su brazo armado, cuestión ésta que tiene atónitos a todos los ciudadanos pensantes y honrados pagadores de impuestos) y cualesquiera otras concesiones que se les ocurra a los dialogantes ilegítimos y “pacificadores” que, además de atentar contra las vidas, bienes y seguridad de los ciudadanos españoles entre los que se cuentan los vascos, también atenta contra la inteligencia, la vergüenza y la dignidad de todos los ciudadanos su propio Gobierno, y a los que, desde diferentes foros y asociaciones, como el Foro de Ermúa, la AVT y cualesquiera otros grupos que representan al colectivo de la ciudadanía y que no están vendidas al dictado del terror y del chantaje, claman para que los españoles apoyemos los movimientos y acciones que contra la traición a nuestro propio país se quiere hacer digerir a todos, bajo una apariencia falsa, sarcástica y falaz de que esta claudicación del Gobierno de España es “una solución democrática para arreglar el conflicto vasco", conflicto que sólo los de HB y ETA, apoyados por los nacionalismos trasnochados, analfabetos y montaraces, han creado, dejando el reguero de víctimas y de terror a las que ahora se les pide generosidad para con sus propios asesinos y apoyo a sus exigencias irracionales, a fin de que aquéllos no destapen el tarro de las esencias del horror, en cuyo fondo se encuentra la verdad de quiénes fueron los verdaderos autores de la masacre del 11-M , ocultos bajo el velo del disfraz islámico de la autoría de Al Qaeda y sus fanáticos, lo que es tan falso como la actitud democrática, pacificadora y respetuosa con la legalidad de este desgobierno y sus aliados.

El CGPJ, por otra parte, haciendo honor a su deber de ser los salvaguardadores de la legalidad en un Estado de Derecho, ha recordado que “los Jueces no están de tregua”, obviando así el envite que desde el Gobierno y, a través de los Vocales afines al PSOE, le han hecho para que el colectivo judicial dé el marchamo de legitimidad al despropósito anticonstitucional que intenta hacer el Gobierno. Es de aplaudir la inquebrantable fe en la legalidad que demuestra el CGPJ, negándose así al deseo de vincular a los tres Poderes que constituyen todo Estado de Derecho como son el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, los tres independientes y sin posibilidad alguna de intromisiones unos en las esferas que les corresponden a los otros; pero que este Gobierno antidemocrático ha querido borrar de un plumazo quitando, o tratando de conseguirlo, a quienes defienden la independencia judicial contra las injerencias de un Gobierno que está olvidando las reglas del juego democrático de la forma más soez, brutal y a todas luces contraproducentes para sus intereses y los de sus socios en el descalabro de España, porque ZP y el PSOE están poniendo en evidencia sus propios talantes de falsos demócratas, ya que han apartado de sus cargos a quienes les estorbaban (no hay que olvidar el caso del anterior Fiscal del Estado y su dimisión obligada) y en cuya torpe actuación ha quedado demostrada la falta de respeto ante esa misma democracia a la que Zapatero oficialmente representa junto con su equipo de gobierno, en una actitud fascista que trata de eliminar a todo aquel que no piense igual o no acate sus oscuros designios. Afortunadamente, el CGPJ le ha salido al paso recordándole que la Justicia no está de tregua y va a seguir aplicando la Ley a quienes la infrinjan, lo que siempre es un consuelo para los ciudadanos ahítos de tanta impunidad.

En el artículo anterior decía que los acuerdos ya estaban “apalabrados” desde mucho antes del anuncio de la tregua y la ETA ,en su último comunicado de días después, confirmó tajantemente mi afirmación cuando le recordó al Gobierno que “tenía que cumplir los acuerdos anteriores a la tregua”.Es inconcebible en ninguna otra democracia occidental que un grupo de terroristas y sus secuaces hablen con tal chulería y prepotencia a un Gobierno legítimo y democrático, como si quisieran advertirle de las consecuencias negativas para el mismo de no avenirse al chantaje de los pistoleros y a la confirmación de sus preacuerdos. No hay posibilidad alguna de duda de que algo muy sucio se está tratando de ocultárnoslo a todos; pero que cada vez se pone más de manifiesto ante quienes, con objetividad y lucidez, no tratan/tratamos de seguir engañados con el cuento de los terroristas islámicos que son sólo figuras ausentes en este escenario de terror, pero peones necesarios para seguir manteniendo la trama de una conspiración islámica que oculte la verdad trágica, siniestra y atroz de una mentira de la que España está prendida ante el vacío de un mañana incierto, por culpa de una banda de asesinos y sus cómplices y asociados en una oscura trama en la que todos estamos implicados, a consecuencia de unos votos dados, en un fatídico día de luto, que eligieron a un hombre gris, de propósitos oscuros y con aliados aún más siniestros que trabajan, en la oscuridad de sus designios, para arrebatar a España el futuro claro y seguro del que todos los españoles somos acreedores.


Ana Alejandre

©Copyright 2006. Todos los derechos reservados.