Investidura de Pedro Sánchez

Loading...

Tradufctor

Sígueme

twitter facebook linkedin googleplus youtube pinterest

12 octubre 2006

Época de rebajas


La noticia que encabeza este comentario no podía referirse a otra cuestión que la que protagoniza la Justicia (siguiendo las directrices gubernamentales) para vergüenza de todos los españoles de buena voluntad y sentido común, y que en esta ocasión está referida a la propuesta de rebaja de la condena de 96 años (equivalente a la impuesta por tres asesinatos terroristas) a 6 años, nada más, al etarra de De Juana Chaos por un delito de integración en banda armada y de seis delitos de amenazas terroristas -este porcentaje de rebaja no la supera ni unos famosos grandes almacenes en su período de "grandes rebajas" por lo que deberían tomarla de ejemplo en aras de un mejor márketing-- y cuya propuesta la realiza la Fiscalía de la Audiencia Nacional, cambiando la imputación de seis delitos de amenazas en uno solo de amenazas continuadas para que, en ese encaje de bolillos judicial y legal, el etarra pueda salir beneficiado después de anunciar que ha finalizado su huelga de hambre que mantenía desde el pasado 7 de agosto, por la que se encuentra ingresado en el Unidad Nutricional del Hospital Doce de Octubre. La huelga la inició, supuestamente, por motivos "políticos-judiciales", según su propia calificación, aduciendo que debía haber sido excarcelado el pasado verano, ya que cumplía prisión preventiva por las amenazas vertidas en dos artículos suyos publicados en el diario Gara y estaba pendiente de juicio en la Audiencia Nacional.

Por otra parte, el pasado 7 de septiembre, la Audiencia Nacional rebajó la condena, de doce años a dos,al etarra Ignacio Bilbao Goicotxea por amenazas al juez Garzón, lo que indica que estamos en una época de rebajas, fuera de temporada, pero con aplicación exclusiva a los componentes de esa banda que tienen como méritos propios casi un millar de muertos a sus espaldas y para los que el Gobierno pide a las víctimas del terrorismo y al resto de la ciudadanía que tengamos "generosidad" y, sobre todo, amnesia generalizada.

El PP, por su parte, ha declarado que solicitará explicaciones a la Fiscalía General del Estado, "urgentes e inmediatas" por lo que consideran una decisión "grave" y la portavoz de dico grupo político en el Congreso, Alicia Sánchez Camacho, afirmó que sorprende una decisión de ese tipo de la que se puede entender "que lo que ha hecho es un chantaje a las instituciones del Estado y que el Estado ha cedido ante eso".

Naturalmente, lo que salta a la vista de cualquier ciudadano sensato, es que un individuo de las características de ese sujeto no puede recibir más rebajas que no sean las que afecten al derecho a estar en libertad y no en disminución de la condena impuesta por lo delitos cometidos, porque sus amenazas continuadas demuestran el talante sanguinario de quien está dispuesto a repetir sus hazañas y, contrariamente a lo que justificaría un posible atenuante en la imputación o en el cumplimiento de la condena, no muestra la más mínima señal de arrepentimiento ni deseo de reinserción alguna; pero parece ser que a estos condenados hay que tratarlos con suavidad y ligereza para que no se enfaden, porque la ristra de muertos que han dejado atrás, y la que puedan ocasionar en el futuro, no importa demasiado en comparación a que las "negociaciones pacificadoras" sigan adelante, viento en popa a toda vela, aunque para ello los españoles, con el Gobierno a la cabeza que ha sido el primero en hacerlo, perdamos aún más la dignidad y la vergüenza y, en aras de seguir los dictados y exigencias de estos terroristas, hagamos una bajada general de pantalones y pongamos todos los ciudadanos el trasero.

Ana Alejandre


©Copyright 2006. Todos los derechos reservados.