Investidura de Pedro Sánchez

Loading...

Tradufctor

Sígueme

twitter facebook linkedin googleplus youtube pinterest

06 noviembre 2006

Panorama nacional 2ª



Cataluña y las elecciones autonómicas

La noticia de la semana, con respecto a Cataluña, es el resultado de las elecciones autonómicas catalanas que han dado la victoria, según los resultados cuando se llevaba un 96% del escrutinio realizado, a CIU con 48 escaños, seguida por PSC-CpC con 37, ERC 21 y PP 14, además de la sorpresa que supone los 3 escaños obtenidos por Ciutadans C’p, nueva formación política de duño no nacionalista y de centro-derecha que ha salido a la palestra con estos tres escaños que han sorprendido a todos.

Estos resultados demuestran que el nacionalismo es y será siempre el elegido en aquellas “comunidades históricas”, -término eufemístico para denominar a unas comunidades tan históricas como otras que no gozan del mismo marchamo y tienen más historia que las que así se denominan-, y que en el caso de las elecciones autonómicas catalanas parece que el partido que peores resultados, proporcionalmente a lo esperado y a los de las elecciones anteriores, han sido los del propia CIU, a pesar de haber obtenido más votos que ningún otra formación política, pero oerdiendo escaños con respecto a las elecciones anteriores, con lo que se verá nuevamente forzada a realizar alianzas y llegar, quizás, de nuevo a la necesidad de aceptar la fórmula del “tripartito”, solución ésta última que parecía no querer para esta nueva legislatura.

El segundo partido en votos ha sido el PSC, lo que pone en evidencia el olvido de los catalanes de los buenos servicios que Zapatero ha prestado a Cataluña, en la defensa, apoyo, apología y campaña en pro del nuevo Estatuto catalán, y que demuestra, una vez más, que los catalanes prefieren votar a los “de casa”, antes que a los que vienen “de fuera”, según los planteamientos nacionalistas. Por ello, los socialistas se han quedado en puertas de conseguir escaños suficientes para gobernar, si no en solitario, si con cierta capacidad de maniobra, a pesar de ser tan proclives a defender los nacionalismos, cualquiera que sea, a excepción del nacionalismo español al que se tacha de una idea fascista que creó Franco, en una demostración de cinismo, y olvido voluntario, o ignorancia, de la historia común de todos los españoles y cuyo recuerdo quieren borrar de la memoria colectiva de un pueblo, el español, y de las enseñanzas a las nuevas generaciones, en un intento de cambiar la historia y los hechos, al igual que se preconiza y ensalza supuestas “realidades históricas”, olvidando la principal que engloba, sintetiza y legitima a las demás y que es la de la propia nación española.

Se avecinan otros cuatro años de lo mismo en Cataluña, la misma Comunidad que ensalza su esencia nacional catalana, excluyendo la española, a no ser para llevarse una mayor parte proporcional de los Presupuestos Generales del Estado español, porque, para eso de trincar la pasta, además de expertos en economía y finanzas, los catalanes sí son españoles y, por lo que se ve, más que los habitantes de ninguna otra Comunidad, a juzgar por lo que se llevan de la tarta común y que es un buen pellizco, el mejor de todos, y encima poniendo cara de asco y negando su españolidad, la misma que pagamos todos y encima tenemos que darles las gracias por aceptar tan generosa ofrenda y que para ellos es sólo el débito de un pueblo para con una nación catalana que nos hace el favor a todos de seguir llamándose española, pero, eso sí, de primera.

Ana alejandre

©copyright 2006. Todos los derechos reservados.